Las diez reglas de oro del liderazgo empresarial

Escrito por on 9 marzo, 2015

Michael Soupios y Panos Mourdoukoutas realizaron un estudio en el que revisaron los escritos de los filósofos clásicos y seleccionaron diez ideas que impactarán de forma positiva nuestra efectividad de liderazgo empresarial. No es una sorpresa que las figuras de la filosofía clásica permanezcan relevantes hasta nuestros días.

En el estudio titulado Las diez reglas de oro: la sabiduría de los griegos, los autores sostienen que la materia prima del liderazgo no está latente en casi todas las personas y desacreditan justamente la idea de que “sólo se necesita un impulso para detonar lo oculto”. Además, agregan que las “cualidades especiales del liderazgo empresarial genuino son notablemente complejas y raras”. Es cierto que los verdaderos líderes no son tan comunes como necesitan serlo y que confundimos gestión con el verdadero liderazgo, como ellos sugieren, pero el potencial está en cada uno de nosotros. El problema es que permanece latente en muchos de nosotros. Escogemos hacer sólo el trabajo necesario y asumimos que leer “Lecciones de liderazgo que aprendí de mi gato” es suficiente para liberar nuestro potencial.

Los autores exponen al final del estudio al verdadero culpable: “Lograr la posición de verdadero líder is una tarea abrumadora que muchos encontrarán desafiante de forma prohibitiva”. En pocas palabras, “el liderazgo requiere una forma especial de coraje: el coraje de diseñar un código de conducta gobernado por el principio de convicción”.

El liderazgo genuino no es complejo, pero es difícil porque requiere que hagamos el trabajo interno de forma continua. Y hay mucho en qué comprometerse. Dura toda la vida. Lo que debemos hacer es marcar las cosas que debemos mejorar y convertirlo en algo suficientemente bueno. El liderazgo sostenible requiere un compromiso radical para toda la vida para lograr la regla uno del liderazgo: Conócete a ti mismo.

Regla 1: “Conócete a ti mismo” – Tales

Esta es una tarea intimidatoria, que varios líderes nunca alcanzan lograr. Nunca parece tan importante como la tarea a la mano. Sin embargo, el problema más grande es que todos poseemos una “poderosa tendencia a oscurecer, distorsionar y novelizar una realidad fabricada”. Los autores afirman que “conocerse a si mismo significa traer una transparencia a nuestros motivos e identidades ocultas”. Sugieren que una persona que desee convertirse en líder se debe comprometer a una agenda de una “animada autocrítica”.

Regla 2: “El cargo muestra a la persona” – Pítaco

Otorgar poder a una persona revela sus cualidades internas. “En especial, el poder demuestra si una persona o no dispone de las deficiencias psicológicas que niegan la posibilidad de un verdadero liderazgo empresarial”.

Regla 3: “Promueve la comunidad en el lugar de trabajo” – Platón

Platón insistía en que “no hay mayor maldad que la discordia y la división y no hay mayor bien que los lazos del sentimiento comunitario”. La idea de que cuando una parte del cuerpo sufre, todos sufrimos. “Promueve la cultura de la colaboración y de la cooperación al desafiar el mito de la persona excepcional y al explicar las ganancias del liderazgo corporativo de trabajar juntos”.

Regla 4: “No desperdicies energía en las cosas que no puedes cambiar” – Aristófanes

El dramaturgo ateniense Aristófanes escribió en su obra titulada Paz, “No podrás enseñar a un cangrejo a caminar derecho”. No podemos cambiar algunas cosas. “Los líderes deben asumir la postura de responsabilidad flexible”.

Regla 5: “Siempre acoge la verdad” – Antístenes

Antístenes escribió: “Sólo hay dos personas que dirán la verdad sobre ti — un enemigo furioso y un amigo que te quiere de verdad”. “La evaluación honesta es un requisito esencial de un liderazgo efectivo”. El problema es que mientras más alto vayas, es menos probable que recibas información completa y precisa”. Busca la verdad.

Regla 6: “Deja que la competencia revele el talento” – Hesíodo

Hesíodo sugiere que la competencia que libera egoísmo es destructiva, pero la competencia que libera ingenuidad y creatividad es un uso constructivo de la competencia. Una lucha que no es un resultado secundario, sino el desarrollo de la excelencia interna y personal.

Regla 7: Vive la vida con un alto código” – Aristóteles

Aristóteles escribió sobre el “hombre magnánimo”o el hombre de “alma grane”. Se refiere a una persona que vive con un código alto o más riguroso que la persona promedio, pero no en vano. “Como se se trata de un hombre de alma grande, el honor personal, no el ego, es la preocupación y prioridad máximas.

Reglo 8: “Siempre evalúa la información con ojo crítico” – Los escépticos

“Los líderes nunca debe asumir que la información que reciben está limpia de agendas políticas u ocultas”. Sin embargo, el problema es mucho más personal que eso. Sócrates nos recordó que “debemos estar vigilantes ante la arrogancia de la sabiduría y que todos estamos fuertemente inclinados a asumir que entendemos cosas que en verdad no comprendemos de manera genuina”.

Regla 9: “Nunca subestimes el poder de la integridad personal” – Sófocles

En la obra Filoctetes  de Sófocles, uno de los dos personas principales cree que el fin justifica los medios. “Uno no debe permitir que las preocupaciones morales impidan las necesidades de los logros prácticos”. Ante esta idea seductora, el otro personaje, Neoptólemo, responde “preferiría caer con honor que ganar con trampa”. Es fácil racionalizar las creencias erróneas.

Regla 10: “El carácter es el destino” – Heráclito

Nuestro carácter o nuestra esencia moral determina el curso de nuestras vidas. Aunque no podemos controlar el mundo a nuestro alrededor, “Heráclito tenía razón en insistir que somos, en gran medida, los autores de nuestras propias bendiciones y de nuestras cargas”. “Un carácter bien formado es el premio invaluable que han pagado aquellos que realizaron el arduo trabajo de conocerse a sí mismo”.


Tagged as , ,




Carrito

Ver carrito