El programa significó mucho para mí por todo lo que descubrí y pude aprender en él, y cada una de sus herramientas me sirve hasta el día de hoy


Sebastian Diaz Cavero


Sebastian Diaz Cavero

Tuve la oportunidad de vivir el programa de Liderazgo para Adolescentes a los 13 años en la promoción Lima 19. En ese entonces, me sentía una persona poco capaz y algo desconfiada respecto a mis habilidades, tenía una relación buena con mi mamá, pero no del todo buena con mi papá. En líneas generales consideraba que mi vida era una vida normal para alguien de mi edad y que iba haciendo las cosas de lo mejor.

Un día, mi madre llegó a casa y comenzó a hablarme de un taller para adolescentes y cómo podría ayudarme a mejorar como persona y cómo me brindaría herramientas para afrontar la vida. La idea me gusto y con emoción llegue al primer día del taller.

Imaginaba muchísimas cosas antes de empezar, pero nunca se me paso por la mente la infinidad de cosas que descubriría para mí, ni la forma en las que iba a descubrirlas. Encontré maneras de Ser que pensé que no podían pertenecerme como ser una persona influyente, con carisma y muy servicial; así como descubrí que había muchas formas de Ser por mejorar como la responsabilidad, la tolerancia y el respeto, y estas maneras de Ser las sigo trabajando día a día. También encontré herramientas que me ayudaron muchísimo a tener la relación que siempre soñé con mi papá y mi mamá, deje de lado el conformismo para hacer las cosas que no hacía antes por flojera, miedo, etc.

Actualmente, soy estudiante en la UPC de Ingeniería Empresarial, han pasado casi 7 años desde que viví el programa y aún sigo en proceso de cumplir las metas que me propuse, y las que nunca imaginé cumplir como viajar solo antes de los 18, acabar con honores el colegio, ubicarme dentro del tercio de mi carrera, y la más importante para mí, tener la relación de mejores amigos con mi papá. Esto no hubiera sido posible, sin el equipo que me apoyo durante mi proceso, amigos con los que sigo compartiendo y que cuando nos vemos, recordamos siempre lo vivido y todo lo que ahí aprendimos. Si bien es cierto, todos llevamos el mismo programa cada uno tiene el aprendizaje y las herramientas que necesita para su vida; herramientas que no tienen fecha de vencimiento y que hasta hoy seguimos usando.

El programa significó mucho para mí por todo lo que descubrí y pude aprender en él, y cada una de sus herramientas me sirve hasta el día de hoy. Si estás leyendo esto y tienes dudas sobre el programa, te recomiendo que te atrevas a hacerlo con compromiso y que puedas descubrir y aprender cosas sobre de ti mismo en compañía de tu equipo.

SEBASTIAN VIVE!!!

 

Sebastian Diaz Cavero – Lima 19




Carrito

Ver carrito