“El proceso permite que te atrevas a soñar y darle un sentido especial para sacar la mejor versión de ti”.


Rodrigo Villegas


Mi nombre es Rodrigo Villegas y tuve la oportunidad de vivir el Programa de Liderazgo para Adolescentes de Life Perú cuando tenía 17 años. A veces, no es sencillo poner en palabras lo que significan las experiencias vividas y más aún, si estos recuerdos están cargados de afecto y grandes aprendizajes. Para mí, formar parte de “Lima 20” fue un proceso que cambió mi vida en muchos sentidos y estaré siempre agradecido con todas las personas que me acompañaron en esta increíble aventura.

Antes del programa, se podría decir que era como un adolecente “común y corriente”, de los que acaban de salir del colegio y recién están empezando a conocer la vida universitaria. De los que están pendiente de muchas cosas, menos en asumir sus responsabilidades y mucho menos en tomarse un tiempo para mirar hacia adentro y empezar a conocerse un poco.

Un día, recuerdo que mi mamá me empezó a hablar de Life, ella tampoco sabía muy bien de que se trataba pero creía que podía ser una bonita experiencia para mí y que no perdía nada intentándolo, así fue como empezó todo. Recuerdo llegar el primer día algo perdido, sentía incertidumbre por entrar a un lugar nuevo y no tener idea de que iba pasar en este espacio, pero siempre con mente abierta y dispuesto a descubrir cosas nuevas.

Dentro de este descubrir, aprendí muchas cosas, sin embargo, como mencioné al inicio, no es sencillo poner en palabras lo que significan las experiencias vividas, pero en este caso no voy enumerar una lista de todo lo que aprendí y no porque no pueda, sino porque no tiene sentido que lo haga. No vale la pena por una simple razón, y es que cada persona vive un proceso totalmente distinto al otro, tu personalidad, tus recursos, tu entorno, tu realidad, tus expectativas de vida, tu identidad y muchos otros factores personales hacen que tu proceso sea único y especial. También, hace que descubras cosas que no tenías ni idea que podías hacer o todo lo contrario, sabes que puedes hacerlas pero no las haces.

De igual manera, pienso que el programa te brinda una serie de herramientas y recursos para poder proponerte y lograr lo que quieras. En mi caso, buscaba una mejora en el ámbito académico y mirando en retrospectiva jamás pensé que iba a lograr lo que hoy he logrado. Cada persona es responsable de sus acciones, pero el gran reto está en afrontar las situaciones aún conociendo los riesgos y pese a ellos, tener la valentía de atreverte a lograr tus objetivos. Como dije, en ese momento de mi vida dedique muchos recursos en el ámbito académico, ya que mis objetivos y metas planteadas iban en esa dirección. Sin embargo, no quiere decir que otros no puedan focalizar en el área personal, familiar, social o en la que quieran sentirse mejor, todos somos libres de trabajar en nuestro proceso y eso es lo que lo hace tan especial.

El proceso permite que te atrevas a soñar, a descubrir cosas que solamente tú vas a comprender y darle un sentido especial para sacar la mejor versión de ti. Personalmente, considero que la clave está en lograr ser la mejor versión de ti en todas las áreas de tu vida, siendo la mejor versión de un hijo, de un hermano, de un amigo, de un alumno y de todo lo que quieras ser. A veces, pienso en como serian nuestras relaciones si tratáramos a las personas como lo hacemos el día de su cumpleaños, ¿se imaginan?

Eso me llevó a conocer nuevas perspectivas de ver la vida, me llevó a pensar que solo se vive una vez y las decisiones que tomes hoy lamentable o afortunadamente van a generar consecuencias en tu futuro. Entonces, sabiendo esto, ¿por qué no tratar a todos como si fuera el día de su cumpleaños? o ¿por qué no vivir intensamente cada día como su fuera el último? Entendí que en la vida hay momentos para todo, para reír, divertirte, conocer, aprender y también otros de cansancio, mal humor, tristeza o lo que sea que la vida te ponga en el camino. Sin embargo, de una cosa estoy seguro, si vives cada día como si fuera el último, al final, te irás a dormir con una satisfacción de saber que sin importar las decisiones que tomaste, diste tu mejor esfuerzo y simplemente lo dejaste todo.

Para mí, este programa me cambió la vida. Fue una de las experiencias más enriquecedoras que me ha tocado vivir, cada emoción, cada aprendizaje y cada sonrisa me los llevo como grandes recuerdos en mi corazón. Y si, finalmente mi mamá tuvo razón al creer que iba a ser una bonita experiencia, pero créanme cuando les digo fue mucho, pero mucho más que eso.



Carrito

Ver carrito