coaching-en-el-trabajo

Coaching en el trabajo

El coaching se está expandiendo más allá del campo de fútbol para entrar al campo laboral, con resultados sorprendentemente ganadores. Los empleados que trabajan en Wal-Mart, por ejemplo, reciben clases de coaching en lugar de ser criticados cuando hacen algo mal. La empresa cree que el coaching en el trabajo es una forma de no solo encontrar un comportamiento que no contribuye a la productividad en la empresa, sino de convertir este tipo de incidentes en momentos de los cuáles se puede aprender.

Recibir coaching en el trabajo no tiene por qué ser una experiencia terrible. Incluso, la mayoría de las empresas no asocian el coaching con acciones negativas o disciplinarias. Por el contrario, este es un método en el que no sólo se enseña una nueva habilidad, sino que también se enseña a cómo ser un líder efectivo. Toda empresa debería tener alguna forma de coaching en el trabajo porque es una forma magnífica de establecer estándares y de crear objetivos para construir líderes.

Coaching y mentoring no son lo mismo

Asegúrate de no confundir coaching con mentoring. Este último se enfoca en entre profesionales menos experimentados y más experimentados, mientras que el coching se centra en tareas y en lograr estándares con el fin de lograr un ascenso, entre otros. Los mentores sirven como compañeros a largo plazo para guiar a trabajadores menos experimentados a lo largo de cada paso de su carrera. Los coaches (orientadores), por el contrario, ayudan a los trabajadores a alcanzar metas a corto plazo y relacionadas con el trabajo.

Los buenos orientadores en el trabajo comparten las siguientes características y estrategias exitosas.

Tienen un plan de juego

Con el fin de ser exitoso al orientar a múltiples empleados, debes tener un plan de juego sólido. Debes enfocar tu atención en partes iguales en todas las personas de tu equipo para maximizar el potencial de tu departamento y de la empresa en general. Los gerentes que tienen un plan de juego para empezar a orientar a los empleados deben apoyarse en sus propias experiencias en el proceso de ayudar a cada empleados a través de las situaciones similares que, con seguridad, surgirán.

Están disponibles

Es muy importante que un orientador esté disponible cuando uno de sus empleados lo necesite. Muchos problemas surgen cuando los coaches están demasiado ocupados con su trabajo diario. El coaching es un compromiso y si no puedes dar todo el tiempo y esfuerzo necesario, será mucho más difícil formar mejores empleados, mejores gerentes y una mejor empresa.

Si puedes, establece un momento a la semana para hablar con cada empleados que haces coaching. Es mucho mejor tener contacto continuo con ellos que dejar semanas tras semanas sin hacer algún tipo se seguimiento.

Trabajan duro

El coaching no es para tu gerente promedio. Se necesita trabajo duro y entrenar empleados para que se conviertan en gerentes y más. Necesitas desarrollar una visión de a dónde puede llegar cada empleado. Si los gerentes están dispuestos a trabajar duro para orientar, desarrollar y entrenar a sus compañeros, el esfuerzo dará sus frutos.

Orientar empleados no es apto para cardiacos. No todo gerente puede ser un orientador y no todo empleado que recibe coaching puede ser un gerente. Encontrar el equilibrio perfecto puede ser un reto, pero comprender las características y estrategias exitosas de un buen coach ayudará a iniciar tu iniciativa de coaching en la empresa.

Categorías: Noticias, Noticias & Videos | Etiquetado: , .