liderazgo-empresarial

Cinco atributos que necesitas para lograr un liderazgo empresarial efectivo

Si vas a una librería encontrarás incontables libros sobre liderazgo empresarial. Busca en Internet y encontrarás aún más consejos sobre cómo ser un buen líder. ¿Cómo podrías leerlo todo? Por suerte, ciertos temas están en todos esos materiales.

Estas con cinco características que casi todos los expertos concuerdan en que son muy importantes si quieres tener liderazgo empresarial efectivo.

1. Establece una visión y asegúrate de que las personas la conozcan

La visión de una empresa representa dónde estará en el futuro. Una buena visión inspira a todos en la empresa, desde las personas en los niveles más altos hasta el personal de primera línea y hace que todos los miembros del equipo trabajen hacia ese objetivo común. ¿Dónde viene esa misión? Es verdad. De ti. No dependas de otros para que definan una visión por ti. Si haces esto, te alejas de la toma la decisión más importante que hace un líder: hacia dónde se dirige la empresa.

Una vez que has definido la visión de la empresa, debes comunicarla a todos (Steve Jobs era muy famoso en esto). Si no permites que las personas sepan cuál es la visión y se nutran de ella, incluso la mejor visión no valdrá mucho.

2. Eres un buen comunicador

Los líderes efectivos son, por necesidad, grandes comunicadores. Si no puedes presentar de forma efectiva tus ideas a los miembros del equipo, tendrás dificultades para ganar su apoyo. Si piensas que tus habilidades comunicativas necesitan cierto trabajo, haz un compromiso para mejorarlas.

Existen muchas oportunidades disponibles para aprender a comunicarse con efectividad: consultorías, seminarios de liderazgo, clases de liderazgo empresarial y muchos más. El gran orador ateniense Demóstenes es un ejemplo perfecto de un comunicador efectivo que fue hecho, no nació así. Tartamudo en su juventud, se convirtió en un hábil comunicador por medio de una ardua práctica, dando discursos con guijarros en la boca, tratando de hablar mientras corría y tratando de que su voz se oyera por encima de las olas de una bahía.

3. Exudas excelencia

Uno de los mejores indicadores del desempeño del empleado es el ejemplo que tú, el líder, muestras cada día. Si llegas temprano y eres conocedor de las operaciones del negocio, los empleados confiarán en ti y te seguirán. Sin embargo, si llegas tarde y muestras indiferencia, los empleados empezarán a creer que no te importa la empresa y ellos, nuevamente, seguirán tu ejemplo. Cuando pones un ejemplo de excelencia en todo lo que haces, desde tus hábitos diarios hasta las grandes decisiones que tomas, envías un fuerte mensaje: este jefe conoce el negocio y le importa. Cuando la gente vea eso, darán lo mejor de sí.

4. Te enfocas en el cliente

Sin importar el tamaño de la empresa, tendrás problemas para liderar si no estás familiarizado con las necesidades de tu cliente. Cuando sabes qué frena a tus clientes, tendrás mejores oportunidades de ser exitoso y, por supuesto, de corregir cuando cometes un error. Hay un líder empresarial que, incluso como gerente general, no permitía que haya más de cuatro capas de gerencia entre él y el cliente. Sabía que permanecer en contacto con el cliente era necesario para el éxito de la empresa y que demasiados obstáculos entre él y la venta degradarían su habilidad de liderazgo empresarial. Pudo presentar productos en shows de comercio, así como presentarlos a sus mejores vendedores. Al conocer las necesidades y deseos de los clientes, él mantenía saludable a la empresa y enviaba un fuerte mensaje a todos los empleados: le importaba la empresa.

5. Te enfocas en el empleado

¿Alguna vez has trabajado para alguien que parecía que no le importabas o para alguien en quien no confiabas? Bajo el liderazgo de esa persona, probablemente no diste todo lo que tenías. Todos hemos estado en ese punto de nuestra carrera y hay una lección fundamental para aprender: para ser un gran líder debes demostrar a las personas que sí les importas y que ellos pueden confiar en ti. Prueba esto con tus palabras y, aún más importante, con tus acciones. Gestos simples —detenerte para saludar a los miembros del equipo, explicar con claridad qué significa para ellos una nueva iniciativa empresarial— son una gran forma de mostrar que eres un líder que se enfoca en los empleados.

Son cinco, cinco atributos universales del liderazgo empresarial. Mantenlas siempre en mente y conseguirás tus objetivos con más frecuencia, tendrás un equipo más dedicado y ganarás el respeto de tus colegas y clientes por igual.

Con los cursos de liderazgo empresarial de Life obtendrás las habilidades necesarias para ser un gran líder en tu empresa y en la sociedad. Escríbenos al formulario de contacto y empieza el cambio de tu vida.