Cuándo aplicar el coaching y cuándo el managing

Escrito por on 24 octubre, 2014

¿Alguna vez te has preguntado porqué, en inglés, al líder de un equipo de beisbol se le llama manager y al líder de un equipo de básquet se le llama coach? (Estas son el tipo de cosas sobre las que a veces reflexiono durante largos viajes de avión). 

La respuesta no sólo tiene que ver con las obvias diferencias entre los dos deportes, sino también sobre cómo se aplica el coaching y el managing durante el juego. Al igual que el beisbol y el básquet son dos actividades muy diferetentes, el coaching y el managing son dos actividades muy diferentes. Uno tiene que ver con dirigir, el otro tiene que ver con enseñar.

managingEl managing tiene que ver con decir, dirigir, autoridad, necesidades inmediatas y resultados específicos.
El coaching involucra explorar, facilitar, colaborar, mejoras a largo plazo y varios posibles resultados.

Durante un partido de beisbol, el mánager se centra principalmente en la estrategia y en dirigir el flujo del juego. Él decide quien lanza y cuándo. Posiciona los jugadores en el campo según las tendencias del bateador, y transmite órdenes a los mánagers asistentes, quienes luego dicen a los jugadores cuando abanicar, cuando lanzar y cómo correr las bases.

En básquet, el entrenador o coach tiene la misma autoridad del mánager de beisbol, pero se involucra más en la acción del campo. Él grita las jugadas y los esquemas defensivos a los jugadores, pero ellos son libres de implementar esas jugadas (usando sus habilidades y conocimiento del juego) como ellos vean adecuado, Durante los tiempos muertos, el entrenador dibuja jugadas en la pizarra. Alienta, apoya y sugiere. Instruye a los jugadores sobre cómo reaccionar a diferentes posibles resultados dependiendo de lo que haga el otro equipo.

Obviamente, los roles y las responsabilidades de un mánager de beisol y un coach de basquet se solapan. Sin embargo, mientras el mánager de beisbol se enfoca en la autoridad y en la dirección, el coach de basquet trabaja más en enseñar y facilitar.

¿Qué tiene que ver todo esto con el liderazgo empresarial? Más de lo que puedes imaginar.

En los negocios, tenemos que ser coaches y mánagers. Para liderar con efectividad, debemos saber cuándo ser cada uno.

El managing involucra un estilo más orientado a tareas, a directrices que sólo debe usarse bajo ciertas condiciones. A menudo, produce los mejores resultados en una situación de crisis, cuando alguien no ha hecho la tarea antes o cuando tienen poco o nada de seguridad sobre su habilidad para realizar la tarea.

coaching peopleEl coaching funciona mejor para fines de desarrollo, en especial cuando tienes un equipo de profesionales competentes que
ya ejercen en un nivel razonablemente alto. Una vez que definas quien va a la cabeza de tu organización, los miembros del equipo pueden necesitar que los guíes y los apoyes. Pero en la mayoría de los casos no deben necesitar tu dirección.

Conocer cuándo dirigir, delegar o desarrollar es crítico para la efectividad gerencial. Determina qué estilo es apropiado basado en las tareas a la mano en lugar de las individuales. Con frecuencia, las personas necesitarán una combinación de estilos dependiendo de la complejidad de las tareas asignada, su experiencia con la tarea y los niveles de competencia requeridos para completarla con excelencia.

Dirige cuando el empleado tiene una competencia baja a moderada de las habilidades y capacidades necesarias para completar la tarea. Asegúrate de definir la excelencia (qué, cómo y dónde) y proporciona especificaciones (plantillas, ejemplos, etc.) para que la persona pueda lograr el resultado deseado. Dirige cuando una persona:

  • Es nueva en el rol
  • Es nueva en la empresa
  • Es nuevo para el cliente
  • Tiene nuevas responsabilidades o tareas
  • Tiene nuevas formas de trabajar

Delega cuando el empleado tiene una competencia modera a alta. De nuevo, define la excelencia para que ambos lados tengan el objetivo claro. Luego, deja que el empleado determine el enfoque que tomará y te mantenga informado a medida que progresa. Realiza preguntas, dirige y apoya cuando sea necesario. Delega cuando una persona tenga:

  • Alguna experiencia en el rol
  • Trayectoria o competencia
  • Una tarea o un cliente sensible
  • Confianza en sus habilidades
  • Formas similares de trabajar

Desarrolla cuando el empleado tenga una competencia alta y un compromiso alto con la tarea. Luego, define la excelencia y sal del camino. Otorga un fuerte reconocimiento por completar de forma exitosa la tarea. Luego determina el próximo reto de la persona. Desarrolla cuando una persona:

  • Tiene amplia experiencia
  • Tiene competencias demostradas
  • Ha experimentado clientes o tareas sensibles similares
  • Está desarrollando nuevas competencias
  • Está probando nuevos enfoques

Algunas veces tenemos que entrenar (coach) y otras veces tenemos que dirigir (manage) Sin embargo, mientras más tiempo pasemos delegando y desarrollando, será más efectivo.

 

Fuente: Forbes


Tagged as , ,




Carrito

Ver carrito