Carlos Javier Guimarey y Luana Cruzado

Escrito por on 6 julio, 2017

Les queremos contar un poco de lo que fue para nosotros entrar a un espacio tan increíble como lo son los talleres de Life y queremos resumirlo en “Nada es casualidad”.
Entramos sin saber lo que pasaría, cada uno con ideas distintas de lo que se trataría el taller, enfocado cada quien en trabajar en sí mismo, pero como es la vida, las cosas pasan en el momento indicado, pues dentro nos encontraríamos y nos conoceríamos, para luego de terminar el taller enamorarnos y permitirnos sentir amor. ¿No es emocionante?
Nuestro proceso fue especial desde el primer momento, aprendimos a confiar plenamente en las personas, ¿Quien no quiere dejarse fluir sin juzgar? aprendimos a ser libres dejando los miedos de lado, aprendimos que la vida se trata de seguir día a día nuestros sueños y para eso aprendimos una serie de herramientas, tales como la confianza y el respeto que nos ayudaron a crear nuevos espacios y oportunidades para nosotros. Fueron meses de puro trabajo que se evidencian en quienes somos ahora.
Cada quien tuvo su porque para entrar, pero al terminar el taller sabíamos que nuestra historia estaba por empezar, nos dimos cuenta que encontramos lo que necesitábamos uno en el otro, nos dimos cuenta que somos complemento perfecto, y es por eso que decidimos caminar juntos por la vida y de por vida, mientras esperamos el mejor regalo que Dios nos dará, nuestra primera hija.
Si tuviéramos la oportunidad de volver a vivir el taller, no lo pensaríamos dos veces.
¿Lo recomendamos? Pues como no hacerlo, estamos comprometidos con la misma visión y cada día salimos a la calle para construir ese mundo que queremos para los nuestros y para todos.

 

 


Tagged as




Carrito

Ver carrito